“Cuando quieres realmente una cosa, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirla” (Paulo Coelho, El Alquimista)

Mientras trazaba planes en un futuro incierto pero lleno de fe, recordé la cita del escritor brasileño Paulo Coelho y la tarde se fue tornando más y más prometedora, me fueron pasando cosas, como si fueran pequeñas señales de que lo estoy haciendo va por buen camino.

personas automotivadas personas felicesSoy una convencida de que la motivación es la fuerza, estímulo o influencia que me mueve a actuar, podría definirla como el motor o motivo para la acción.

La motivación que nos viene desde el exterior puede tener la forma de premios o de castigos. Su efecto es temporal; cuando desaparece el estímulo desaparece también la motivación.

Pero en cambio la motivación interna es la generada por la propia persona. Su efecto es más perdurable y se alimenta a sí misma. Es la llamada automotivación.

Podemos decir que, en realidad, la verdadera motivación es la automotivación, ya que desde fuera nunca podremos hacer que una persona esté motivada.

A una persona le podemos dar comida para que ella coma, pero no podemos hacerla comer. Con la motivación sucede lo mismo: podemos crear las condiciones que favorezcan que las personas generen su automotivación, pero no podemos hacer que se motiven.

Los incentivos, reconocimientos y refuerzos son factores externos de motivación positiva.

La satisfacción de deseos, impulsos y necesidades son factores de automotivación.

El éxito personal puede significar cosas distintas para cada uno de nosotros.

Para unos será ganar dinero. Para otros, tener un buen trabajo. Hay quien lo equipara a ser feliz. En fin, podemos encontrar multitud de explicaciones de lo que es éxito. Yo propongo la siguiente, con la que mucha gente se siente identificada: el éxito es la consecución continuada y progresiva de metas personales predefinidas y valiosas, pero también es importante la actitud que tomemos para llevar a cabo las metas prefijadas considerando la siguiente premisa:

Tú estás bien – Yo estoy bien

Desde esta posición, una persona puede conseguir realizar cosas, para sí misma y para los demás, ya que sus expectativas son válidas. Acepta a los demás tal como son y les reconoce su importancia, porque también se acepta a sí misma con todas sus limitaciones.

¿No te parece?

Adriana Bollón Olivieri

Directora Cerindetec

www.cerindetec.com

adriana.bollon@cerindetec.com